¿ROJECES EN INVIERNO? NO, GRACIAS

Las temperaturas extremas son una pesadilla para nuestra piel, por eso, ahora que estamos en pleno invierno es muy importante protegernos del frío. ¿Y cómo se hace? Muy fácil: hidratación, hidratación y más hidratación. Tanto si tienes la piel grasa, como si tienes la piel seca o muy sensible. Sobretodo si tienes la piel muy sensible.

Seguramente habrás notado que con el frío se te ha enrojecido la piel más de lo normal: lo típico que llegas a casa con todo el frío del mundo y te notas la cara que te quema, luego te miras en el espejo y tienes las mejillas y la nariz súper rojas. Esto se debe a que nuestro cuerpo (que es muy listo) dilata los vasos sanguíneos para aumentar el flujo sanguíneo y así aportarnos calor en las zonas donde notamos más frío. El problema es que cuando pasa esto la cara se nos pone roja como un tomate.

Por suerte estamos en el siglo XXI y hay productos cosméticos para todo tipo de males cutáneos y dependiendo de tu piel te va a ir mejor uno que otro. Por ejemplo: si tienes la piel muy seca te van a ir estupendamente bien las cremas muy grasas que aporten a tu piel los lípidos (o grasas) que ésta no segrega para protegerse de los agentes externos. Una que va genial es la Crema Hipernutritiva de Karite de la marca Yipsophilia, que aporta muchísima hidratación en la piel y no deja residuos grasos. Además es totalmente natural. Pero si tu bolsillo no está para gastarte más de 50€ en una crema tenemos una alternativa un mucho más económica pero igual de eficiente: la crema hidratante free sin perfumes de Logona también natural, por supuesto.

Y si tienes la piel grasa te va a pasar todo lo contrario que con la piel seca, porque el sebo que protege nuestra piel, con el frío se hace más viscoso, lo que puede producir irritación en la piel y la dilatación del poro. En estos casos lo más aconsejable es limpiarse muy bien el cutis para que haya la menor cantidad de sebo posible. Y hidratar. Para este tipo de piel te recomendamos que te laves la cara mañana y noche con jabón. Uno que va genial es el Jabón de Algas de La espiral verde, que limpia, desinfecta e hidrata la piel. Luego usa una loción, y cuando ya se te haya absorbido bien, ponte el sérum y la crema que uses habitualmente.

Ya verás como vas a notar una mejora de tu cutis al instante. Pero recuerda que la cosmética no es como un medicamento para el dolor de cabeza, que te tomas una pastilla y se te pasa. La cosmética es algo que requiere constancia, pero los resultados valen la pena.

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.