LAYERING O COMO APLICAR BIEN MÁS DE UN SÉRUM

Seguro que has oído hablar más de una vez del layering, la técnica venida directamente desde Japón y que hace ya unos años está triunfando en el mundo de la belleza.

El layering (o superposición de capas) consiste básicamente en esto: aplicar varias capas de productos cosméticos en nuestra piel, uno detrás de otro siguiendo un orden determinado y con el objetivo de nutrir e hidratar a fondo nuestra piel.

De hecho, estoy casi convencida de que todas hemos usado esta técnica más de una vez y sin ser conscientes. A ver, ¿cuántas de nosotras por la mañana y por la noche nos lavamos bien la cara y luego empezamos con el tónico, seguido del sérum, el contorno de ojos, la crema hidratante…? Pues en esto mismo se basa el layering (aunque el auténtico layering japonés tenga más pasos). Pero hoy no vamos a hablar de tooooodos los pasos de esta técnica, sino de como aplicar capas superpuestas de sérums en nuestra piel para hacernos un tratamiento a medida. Y de como hacerlo bien.

#NO TENGAS MIEDO DE MEZCLAR Y COMBINAR: Puedes usar sérums antiedad, antimanchas, hidratantes, reparadores nocturnos, antipolución, iluminadores… La premisa es: ¿qué necesita nuestra piel? Recuerda que la magia del layering es podernos hacer un tratamiento a medida.

#3 ES EL NÚMERO MÁGICO: Es verdad que no hay un límite de sérums que nos podamos aplicar en un mismo tratamiento, pero el número óptimo es 3. ¿Por qué? Porqué si nos aplicamos más de 3 sérums reducimos la capacidad que tiene nuestra piel para absorber los ingredientes activos que contienen.

#LA CONSISTENCIA ES LA CLAVE: Este truco es la biblia del layering con sérums. Si hacemos mal este paso de poco nos va a servir esta técnica. ¿En qué orden nos tenemos que aplicar los sérums? De menos consistente a más consistente. De más líquido a más viscoso. De más ligero a más denso. Esto es de vital importancia porqué si empezamos con el sérum más denso, es muy probable que cuando nos apliquemos el más ligero, éste no pueda penetrar del todo en nuestra piel, y por tanto, no pueda hacer su función.

#DEJA QUE SE ABSORBAN: Tienes que dejar que tu piel absorba el sérum por completo antes de aplicarte el siguiente. Un truco: hay una regla no escrita que es la regla de los 15 segundos. Si no notas cuándo se ha absorbido del todo, espera 15 segundos entre aplicación y aplicación.

#MEJOR POR LA NOCHE: Hay algunos ingredientes que pueden contener algunos sérums que son sensibles a los rayos ultravioletas (por ejemplo el retinol). Por este motivo, es mejor ser precavidas y aplicarnos los 3 sérums por la noche. Aunque si te encanta esta técnica y la quieres hacer día y noche, debes asegurarte de que los sérums que vayas a utilizar no tengan ingredientes fotosensibles.

 

 

 

También te puede interesar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.